Monthly Archives

julio 2020

Consejos para el cuidado de los perros senior

De | Actualidad, Salud | Sin comentarios

Los perros, como cualquier otro ser vivo, envejecen. El envejecimiento es un proceso normal, pero implica que las estructuras del organismo acumulan horas de funcionamiento, produciéndose un desgaste inevitable. Es posible establecer medidas para detectar estos cambios y actuar a tiempo para facilitar la adaptación a las nuevas circunstancias.

Para que puedas enfrentar de mejor forma el envejecimiento de tu mascota, tus amigos de Mascotas on Line te ofrecemos algunos consejos para detectar si tu perro ha entrado o no en la vejez y como cuidarlo apropiadamente.

TEMA 1: ¿Cuándo se considera un perro senior?

En realidad, esto depende de cada perro. En general, los perros de tamaño gigante envejecen más rápido que aquellos de razas pequeñas. Un gran danés puede ser considerado mayor ya a los 5 o 6 años, mientras que un chihuahua se le considera senior a los 8 años. Cuanto mayor sea su tamaño corporal, antes alcanzará esta etapa. La genética, la nutrición y el entorno juegan un papel muy importante en cuando tu perro empieza a ser considerado anciano.

En la etapa senior empiezan a aparecer signos de envejecimiento que muchas veces pasan desapercibidos por los propietarios, pero que se pueden manifestar en situaciones específicas, o en una visita rutinaria al veterinario.

TEMA 2: Cambios físicos del perro senior.

1. Pon atención a su piel y pelo:

El sistema digestivo de los perros más viejos es menos eficiente para digerir y absorber los nutrientes de sus comidas, como las grasas y otros nutrientes esenciales para la piel, por lo que el pelaje se torna gris, en especial en el hocico y alrededor de los ojos; el cabello se vuelve más grueso y seco. Se comienzan a notar arrugas en su piel y una textura quebradiza en las uñas de las patas.

2. Cambios de audición, visión y olfato:

Los perros más viejos experimentan una pérdida de audición gradual, que puedes notar si tu perro deja de responder a tus órdenes o le toma más tiempo hacer caso a lo que le dices. Muchos perros senior desarrollan cataratas, que corresponde a la opacidad del cristalino. El cristalino es el lente que tienen nuestros ojos y que nos permite refractar la luz y finalmente ver. Observa al tuyo de cerca para ver si choca con los objetos mientras camina, y examina sus ojos en busca de signos de nubosidad. También, presentan problemas de olfato, dejando de rastrear como lo hacían habitualmente.

3. Movilidad reducida:

Uno de los sistemas que refleja de forma más obvia este desgaste es el sistema músculo esquelético. Los perros ancianos sufren problemas de movilidad como consecuencia del desgaste de sus articulaciones. Las primeras etapas de la osteoartritis pueden llevarlo a reducir sus movimientos. Observa si cojea, camina despacio, se niega a subir o bajar escalones. También, debes procurar que el peso de tu mascota no sea excesivo, para evitar una presión desmesurada sobre sus articulaciones y mantener unos músculos saludables para que no pierdan estabilidad.

4.- Cambios cognitivo:

Pon atención a los cambios anormales como la desorientación, la interacción social reducida, la pérdida del entrenamiento en la casa, los cambios en el ciclo sueño-vigilia, confusión, ladridos o llanto en la noche, falta de apetito y agresión repentina. Estos pueden ser signos de problemas, ya sean físicos o cognitivos.

Presta atención y toma nota de todos los cambios que ves en tu perro. Estos cambios pueden ser sutiles, pero cuanto más pronto detectes síntomas, mayores serán las posibilidades de obtener atención adecuada para tu perro. Consulta a tu veterinario tan pronto surja un problema para obtener el diagnóstico correcto.

TEMA 3: ¿Qué cuidados especiales necesita tu perro senior?

Al igual que los seres humanos, los animales necesitan una serie de atenciones especiales en cada etapa de su vida. A continuación, te damos una serie de consejos para que tu perro lleve la vejez lo mejor posible:

1.- Visitas anuales al veterinario:

Si normalmente sólo llevas a tu perro al veterinario si está enfermo, eso tiene que cambiar cuando se hace viejito. A partir de los seis o siete años, es más susceptible a las enfermedades y, a menudo, estas enfermedades no las ves. Por eso es importante que empieces a llevar tu perro senior al veterinario cada año. Los veterinarios pueden detectar de forma prematura cambios en tu mascota, ya sea mediante una simple exploración física de tu perro o gracias a la ayuda de exámenes complementarios.

2.- Alimentación:

La alimentación juega un papel muy importante en esta etapa de su vida. Un alimento para perro senior debe contemplar un bajo contenido de grasas para evitar el sobrepeso, proteínas de alta calidad para suplir la pérdida de masa muscular, alta digestibilidad y palatabilidad, con olor y sabor atractivo; además de croquetas que sean fáciles de masticar, evitando la formación de sarro y deterioro de las piezas dentales.

Utiliza un alimento apropiado para su edad, específico para perro senior. Una buena alimentación favorece un envejecimiento saludable.

Te recomendamos Fit formula Senior, en sus presentaciones para adulto y adulto raza pequeña.  Formulado con:

  • – Proteínas de alta calidad y digestibilidad, para preservar su masa muscular.
  • – Mayor porcentaje de fibra, para facilitar el tránsito intestinal.
  • – Ácidos grasos esenciales y antioxidantes naturales, que ayudan a conservar sus facultades mentales y, a establecer y cuidar su piel y pelaje.
  • – Agentes Condroprotectores (Condroitín Sulfato + Glucosamina + Omega 3), que protegen sus articulaciones y ayudan a reducir la inflamación y el dolor.
  • – Luteína, ayuda a prevenir la pérdida de visión asociada a la edad.
  • – Croquetas de mayor olor y sabor, que incentivan el consumo tras la pérdida progresiva de los sentidos del olfato y gusto.
  • – Extracto de Yucca schidigera, que mejora la consistencia de las deposiciones, dejándolas más firmes, mejor conformadas y disminuyendo su olor de manera natural.

Recuerda, tu perro también debe tener agua fresca y limpia en abundancia.

3.- Cuidado articular:

Si tu perro presenta problemas articulares, puede que sea necesario suplementar con sustancias necesarias para mantener el cartílago articular, como condroitin sulfato y glucosamina. Nuestro suplemento nutricional CONDROVET contiene los ingredientes esenciales para unas articulaciones saludables. Proporciona una fuente natural de aquellos elementos estructurales necesarios para la mantención del cartílago articular.

También es importante que tengan disponible una cama amplia y cómoda para descansar sus articulaciones, recuerda que los perros mayores tienden a dormir más.

4.- Cuidado Cognitivo:

Al igual que las personas, el paso del tiempo afecta al cerebro de tu mascota. Si bien éste es un proceso natural, puede provocar alteraciones en el comportamiento. Si tu perro tiene demencia senil, que corresponden a cambios conductuales y cognitivos asociados al envejecimiento cerebral, puedes administrar Senilpet Cerebral, suplemento nutricional para perros de edad avanzada. Apoya la función cerebral y salud cognitiva de tu mascota, retrasando los signos del envejecimiento cerebral, mejorando los niveles de actividad y vitalidad.

5.- Ejercicio:

El perro anciano duerme más horas que un perro adulto, pero que esto no te confunda: necesita pasear y socializar como cualquier otro perro. Para ello es importante establecer rutinas de ejercicio para mantener unas articulaciones y un sistema cardiovascular saludables. Te recomendamos que dediques por lo menos unos 30 minutos diarios al ejercicio de tu perro. En perros ancianos debes priorizar el ejercicio cardiovascular frente a la intensidad. Basta con un paseo a un buen ritmo, y si lo haces sobre terrenos distintos al asfalto, como la arena, un parque o bosque, mucho mejor para sus articulaciones.

Pasear con nuestro perro ayuda a mantener su musculatura y controlar la obesidad, un factor de riesgo en esta etapa.

También debes continuar jugando con él. No por ser anciano tiene que dejar de jugar, prefiere juegos de inteligencia que lo mantendrán entretenido y estimularán su mente.

Como ves, es más fácil de lo que parece poner tu granito de arena para que tu perro envejezca de una manera natural, feliz y saludable. La mejor de las medidas es la prevención, para que tu perro pueda llevar el envejecimiento de la mejor forma posible.

Por eso esperamos que con estos consejos puedas ayudar a tu perro sénior a vivir muchos más días felices.

Recuerda que todos nuestros productos los encuentras en tiendas especializadas, como pet shop y clínicas veterinarias.

¿Cómo saber si mi perro tiene parásitos intestinales?

De | Salud | Sin comentarios

Los parásitos intestinales son el problema más común de salud para los perros. Hay 5 tipos de parásitos que generalmente afectan a nuestros perros:

– Gusanos del corazón

– Gusanos redondos

– Anquilostomas o gusanos de gancho

– Tenias (gusanos planos)

– Gusanos látigo

 Algunos son más fáciles de encontrar que otros, por ejemplo si encuentras algo parecido a unos granos de arroz en los excrementos de tu perro es porque está infectado con una especie de tenia, en cambio los gusanos que afectan al corazón son más difíciles de diagnosticar y un perro infectado a menudo solo mostrará síntomas notorios cuando la enfermedad haya progresado a una etapa más avanzada.

Los síntomas más comunes para sospechar de estos parásitos son:

1. Vómitos

Los perros parasitados a menudo vomitan, los gusanos redondos a veces aparecen en los vómitos de perros.

2. Diarrea

Diarrea o fecas blandas nos pueden hacer sospechar de parásitos intestinales, además de la diarrea los perros infectados de anquilostomas pueden presentar sangre en sus fecas.

3. Bajo nivel de energía 

Los perros se ven letárgicos y menos activos que de costumbre.

4. Se ven “panzones»

Esto sucede generalmente en cachorros que heredaron los parásitos de su madre.

5. Cambios en el apetito

Si notas que tu perro pierde el apetito podría ser por causa de gusanos redondos.

6.- Pérdida de peso

Si tu perro muestra pérdida rápida de peso esto puede ser provocado por tenias o gusanos látigo.

7. Pelaje hirsuto y opaco

Un perro saludable debería tener un pelaje grueso y brillante. Si el pelaje de tu perro se vuelve frágil y opaco o incluso presenta picazón o pérdida de pelo esto puede ser provocado por la presencia de parásitos.

8. Picazón o irritación en la piel

Los perros que muestran signos de irritación en la piel pueden estar cursando con una severa carga parasitaria.

9. Arrastran el trasero por el suelo

Mientras esto puede ser a menudo causado por problemas con las glándulas anales los perros con parásitos podrían hacerlo también para aliviar la picazón producida por los parásitos en esa área.

10. Parásitos visibles en las fecas o pelaje

Algunos parásitos o partes de ellos pueden aparecer en el pelaje o las fecas como los gusanos redondos y planos.

La mayoría de los parásitos intestinales son fáciles de tratar con un tratamiento antiparasitario oportuno y de rutina.  La forma más simple y efectiva de prevención es la administración de antiparasitarios cada 15 días en los cachorros y cada tres meses en adultos.

¡Desparasitar a tu mascota es tu responsabilidad!

Preparándonos para la llegada de un cachorro

De | Actualidad | Sin comentarios

La decisión de aumentar la familia canina debe de ser responsable, meditada y consensuada con el resto de la familia.

Pero que sea un cachorro el nuevo miembro de la familia, además conlleva otras muchas cuestiones que debemos de tener en cuenta.

Un cachorro es un torbellino imparable de energía y también una esponja que aprende constantemente, incluso cuando no somos conscientes que le estamos enseñando algo. Hay que considerar infinidad de cuestiones antes de la llegada de un cachorro a nuestra casa y durante los primeros meses de convivencia, por eso querernos entregarte estas indicaciones para que puedas afrontar con éxito la llegada de un cachorro.

1.- ¿Cómo preparar tu casa?

Una casa puede ser segura para un humano pero no para un cachorro.

Debemos ser conscientes de que los perros y en especial los cachorros, exploran todo el entorno con la boca, así que haremos un repaso a la casa para recoger o proteger todo aquello que no queramos que el cachorro muerda o meta su hocico, sobre todo aquello que pueda ser perjudicial para su salud, como cables o contenido tóxico, como cables, productos tóxicos, ciertas plantas, medicinas o productos de limpieza. Además, hay que tener cuidado con no dejar a su alcance objetos cotidianos que pueden resultar un peligro: las bolsas de plástico, por ejemplo, sobre todo cuando huelen a comida, suponen un grave riesgo porque el can puede meter la cabeza dentro y llegar a asfixiarse o tener acceso a alimentos que pudieran causarle un trastorno gastrointestinal.

Igualmente hay alimentos humanos que son tóxicos para los perros: ojo con dejar encima de la mesa o en cualquier lugar donde el cachorro pueda encontrarlos chicles o cualquier dulce que tenga xilitol, chocolate…

Hay que poner cuidado en tener bien cerradas las ventanas y puertas porque los cachorros, al no poder salir de casa, tienden a entretenerse mirando por las ventanas y puede ser peligroso si se quedan abiertas, sobretodo en el caso de los gatos donde las caídas de altura son un tema frecuente.

Y, lógicamente, por otro lado, tenemos que comprar un collar –mejor un arnés- y una correa, comederos y bebederos del tamaño apropiado para el can, así como algunos juguetes para que el cachorro se pueda entretener mordiendo eso y no nuestros zapatos.

Ten en cuenta que es más que probable que en más de una ocasión el cachorro haga sus necesidades donde no debe así que si no quieres que te estropee alguna alfombra, retírala mientras el can va aprendiendo. Debes definir el lugar que será el baño de tu mascota. En el caso de los gatos comprar un arenero y la arena de tu preferencia para que realice sus necesidades. Se recomienda 2 areneros por cada gato. Puede que la arena que escojas no sea de todo gusto para tu gato, debes probar distintos sustratos hasta encontrar la de su preferencia.

Si vivimos en una casa con jardín lo tenemos tremendamente fácil enseñarle los nuevos hábitos, pero si vivimos en un piso la cosa se complica algo más, así que debemos de preparar una zona que escogemos de la casa para dicho propósito con periódicos, sabanillas de entrenamiento o alfombras de pasto, los cuales puedes empapar con su propia orina para causar un efecto atrayente o usar un educador sanitario.

Debes estar atento en los siguientes momentos para reforzar su educación:

  • Recién levantado por la mañana / de las siestas durante el día / despertar nocturno
  • 20-30 minutos después de comer
  • Después de jugar
  • Cada 2 horas más o menos (con 2 meses)

Si estás atenta a esos momentos y le llevas a su lugar de higiene, tendrás éxito. Si nos despistamos y nos encontramos con el pipi o deposiciones hecho, por favor, no le retes, el cachorro está aprendiendo todo nuevo, por lo que es injusto regañarlo por algo que no sabe hacer. Es mejor que trabajes con el refuerzo positivo, te recomendamos premiar al cachorro cada vez que utilice su baño.

2.- Las primeras noches

 

Es un gran cambio para el can separarse de su madre y entrar en un lugar totalmente desconocido por lo que hay que evitar que se convierta en una experiencia traumática.

En primer lugar, cuando recojamos nuestro cachorro, si podemos, frotaremos con una manta o toalla a la madre y hermanos, para impregnarla con su olor, que dejaremos a su lado para que el olor familiar le tranquilice.

Una vez en casa, proporciónale una cesta que sirva como “nido”, donde pueda sentirse cómodo y seguro. Si es muy pequeño puedes ponerle cerca una bolsa de agua caliente para que esté más a gusto.

Puede ser que las primeras horas esté algo confundido y aturdido, no hay que agobiarle. Es importante que descanse tranquilo. Y esto cobra gran importancia si hay niños pequeños en casa, ellos estarán con la emoción de la llegada del cachorro pero es vital que los padres sean responsables y enseñen a los niños la necesidad de que el cachorrito esté tranquilo durante las primeras horas en su nuevo hogar.

 

3.- Las primeras semanas y meses

El nombre es mejor que sea corto y sonoro, cuanto más largo más complicado se nos hará a nosotros llamarle y a él asociarlo. Recuerda, no sabe cómo se llama, así que paciencia, primero tiene que asociarlo a él.

Toda la familia tiene que tener claras las normas que se van a enseñar al cachorro para que así su educación sea ordenada y constante (es decir para que todos le indiquen que debe hacer las mismas cosas, con las mismas palabras y no le armen confusión sobre lo que está y no está permitido).

– Presentar a todos los miembros de la familia en un entorno tranquilo, permitiendo que se vayan conociendo poco a poco.

– Si hay niños en casa hay que enseñarles a respetar el espacio del cachorro. La supervisión es siempre importante.

– Utilizar refuerzos positivos, como caricias y premios, para educar y acostumbrar al cachorro a tener buenos hábitos.

– Mantenerse firme y ser constante siempre una vez que hemos decidido cuales han de ser las reglas de convivencia.

– Crear rutinas en cuanto a los horarios de las comidas, de paseos o de descanso, desde el principio.

– Establecer las zonas concretas de la casa para comer, jugar o descansar y las que no están permitidas.

– Elegir alimentos específicos para cachorro y adecuados para su tamaño y raza, que le aporten los nutrientes necesarios para su desarrollo motor y cognitivo, y que favorezcan su salud digestiva y su sistema inmune. Normalmente un cachorro de 2 meses debería de comer entre 3 y 4 tomas diarias hasta al menos los 5-6 meses. Y luego se recomienda 2 tomas de por vida.

4.- La salud de los cachorros: chip, vacunas y problemas frecuentes

Al momento de decidir tener una mascota debes considerar visitas al veterinario de forma regular para cumplir con sus vacunaciones de cachorro y mantenerlas 1 vez al año de por vida en su etapa adulta para cumplir con su vacunación anual.

Es obligatorio y además extremadamente útil identificar a nuestro cachorro con un microchip. Es como su carnet de identidad, puesto que el chip queda asociado a tu nombre, dirección y teléfono de contacto: de esta manera si alguna vez se pierde tu can podrán localizarte con agilidad.

Es un proceso indoloro que tu veterinario realiza normalmente cuando el can tiene entre mes y medio y dos meses, justo cuando le ponen alguna de sus vacunas.

Y en cuanto a las vacunas, justamente, tu veterinario te irá indicando el calendario a seguir, pero lo habitual sería:

PERROS:

  • 45 días: Parvovirus
  • 2 meses: Octuple o sextuple (que inmuniza frente al moquillo, el adenovirus tipo 2, la hepatitis infecciona C y la leptospirosis –junto con la segunda dosis de vacuna de parvovirus.
  • 3 meses: recordatorio de las anteriores.
  • 6 meses: la vacuna de la rabia

GATOS:

  • 2 meses: Triple felina
  • 2,5 meses: recordatorio de la anterior
  • 3 meses: recordatorio de las anteriores.
  • 6 meses: la vacuna de la rabia

Normalmente se recomienda que el perro no salga a la calle hasta que no tenga las principales vacunas, pero dado que es un periodo clave en su socialización es importante no aislar a nuestro cachorro y resulta muy útil, como mínimo, sacar al can en brazos o en trasportín para que pueda habituarse poco a poco a ruidos, gente, autos,  sin poner en riesgo su salud.

 

CONTÁCTANOS
Maulen 300 , Parque Industrial Buenaventura, Quilicura.
Email: [email protected]