Monthly Archives

mayo 2021

¿Es necesario ponerles ropa a los perros en invierno?

De | Actualidad, Blog | Sin comentarios

Hay muchas personas que deciden vestir a sus mascotas y ponerles un abrigo cuando llega el frío. Esto ha hecho que haya ya una potente industria de la moda para animales domésticos. Pero ¿es realmente necesario abrigar a los perros en invierno? ¿Los hemos humanizado tanto que han perdido su capacidad de adaptación?

En general, los perros cambian el pelo con el cambio de estación para adaptarse al clima. En invierno su pelo es más grueso y algunos tienen hasta una capa de grasa que les protege del frío. En verano, en cambio, el pelaje se vuelve más fino y la capa de grasa se reduce. Vestir a un perro, entonces, puede ser más una moda absurda que una necesidad. No obstante, sí que es cierto que hay algunas razas muy friolentas que podrían necesitar algo de ropa si las temperaturas son muy bajas.

Estaríamos hablando, por ejemplo, del chihuaha, que tiene una complexión física débil, un porcentaje de grasa muy bajo y poco pelo. Esta raza se caracteriza también por sufrir espasmos musculares que pueden confundirse fácilmente con tiritones, por lo que cuando se detecten estos movimientos no necesariamente significará que tiene frío. También pueden necesitar abrigo el yorkshire terrier, el bulldog francés, el pinscher miniatura, el galgo, el teckel y aquellas razas que tengan el pelo muy fino y poca grasa. Solo en estos casos está justificado que lleven abrigo en invierno.

También podrían necesitar ropa los cachorros y perros más viejitos porque son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura. En casa no suele haber menos de 18 grados, pero en la calle puede haber, tranquilamente, hasta más de 10 grados menos. Y un cambio de temperatura tan repentino pueden hacer que enfermen.

¿Cuándo abrigarlos?

Se recomienda ponerles un abrigo fino cuando la temperatura es inferior a 10 grados y uno más grueso cuando es inferior a 5. También si están encerrados y no pueden correr y moverse para entrar en calor.

Nunca hay que abrigarlos dentro de casa o cuando la temperatura ambiente es buena. Y, obviamente, jamás hay que ponerles ropa si hace calor. En este caso podrían sufrir un golpe de calor y morir.

Los perros no necesitan tanta ropa como las personas, por lo que no es necesario comprar el abrigo más acolchado que haya en la tienda, que puede ser muy incómodo para el animal. Tampoco necesitan botas de agua o zapatos, que son prendas que les hacen más mal que bien.

Aunque hay perros friolentos, la gran mayoría de razas no necesita ropa y aguantan bien el frío. El husky, el pastor de los Pirineos, el san Bernardo o los perros de raza nórdica tienen una capa de grasa que les protege del frío y un pelo muy denso. A estas razas jamás hay que vestirlas y, mucho menos, ponerles abrigo, bufanda o cualquier prenda de invierno. Aunque no sea de alguna de estas razas, si su pelo es grueso ya es señal de que está preparado para soportar temperaturas bajas.

Con todo esto queremos decir que aunque la ropa para mascotas sea muy bonita, solo unas razas en concreto y en unas situaciones muy concretas necesitan ropa de abrigo. Así que no lo vistas a menos que la temperatura sea inferior a 10 grados, tenga poco pelo y poca grasa. Ante cualquier duda, lo mejor es consultar con tu Médico Veterinario.

¿Cómo saber si mi gato está envejeciendo?

De | Actualidad, Blog | Sin comentarios

Cada especie presenta un patrón de edad característico y cada uno en particular, presenta sus propias características, de forma que la edad no se manifiesta de la misma forma en todos los gatos.

El número de gatos por encima de los 10 años está aumentando progresivamente en la última década debido a las mejoras en los cuidados, la atención veterinaria y una mejor nutrición. La vejez del gato ha significado que en los últimos años la geriatría de los animales domésticos se ha convertido en una sub especialidad de la medicina debido al gran incremento de pacientes de edades avanzadas en la consulta veterinaria.

Los felinos se caracterizan por un rápido crecimiento. La mayoría de los gatitos alcanzan la edad adulta con tan solo un año de edad. Para ellos, la vida transcurre en una plácida rutina: dormir, jugar, comer, cazar (si se les permite pasar tiempo libre al aire libre) y aseo personal.

El envejecimiento es un proceso lento y progresivo en el cual no solamente existe una mayor predisposición a sufrir ciertas enfermedades metabólicas, neoplásicas o degenerativas, si no que se producen una serie de cambios fisiológicos o adaptativos propios de la vejez.

El proceso del envejecimiento es un proceso dinámico que además va afectando a todos los tejidos, órganos y sistemas del organismo.

En la vejez del gato la musculatura tiende a atrofiarse y perder tono muscular por lo cual se reduce la agilidad y movilidad de los gatos. En consecuencia, de manera paulatina puede producirse una rigidez de las articulaciones.

Los problemas en la boca son frecuentes debido a la acumulación de sarro e infecciones de las piezas dentales lo cual disminuye el apetito. Los gatos con mucho sarro pueden padecer problemas como gingivitis (inflamación de las encías) o estomatitis (inflamación generalizada de las encías y de los tejidos de soporte), lo que hace que el gato sienta dolor al comer llegando incluso a dejar de comer por ello. Lo ideal es revisar de vez en cuando la boca de nuestro gato, para comprobar que no tiene sarro ni las encías inflamadas. Una alimentación correcta y de calidad como Fit Fórmula Gato disminuye los problemas que pueda presentar.

La función del estómago y de los intestinos también disminuye produciéndose disminuciones en la absorción y aprovechamiento de los nutrientes con lo cual muchos gatos pierden peso, para esto se recomienda administrarles Biopower un probiótico que permite una mejor absorción de los nutrientes aportados por el alimento y favorece la función digestiva del gato.

El sistema inmunitario o defensivo de los gatos también se ve afectado por el envejecimiento disminuyendo su capacidad para defenderse de ciertas infecciones o enfermedades con lo cual los gatos viejos son más susceptibles a sufrir ciertos tipos de infecciones y enfermedades, hay que estar muy atento y visitar al Médico Veterinario al menos 2 veces al año para un chequeo preventivo.

El comportamiento también puede sufrir variaciones en cuanto a las pautas y horas de sueño, la ingesta de agua y la disminución del tiempo que los gatos dedican a limpiarse o acicalarse. Muchos gatos de edad avanzada tienen el pelo en mal estado los cual les hace menos resistentes al frío y la humedad. Es importante ayudar a estos gatos al cuidado de su pelo y de su piel por ejemplo cepillándolos más a menudo y añadiendo a su alimento Superpet Omega Gato, ácidos gatos que contribuyen a la salud de la piel y el pelaje.

Se aconseja seguir con las vacunas con la frecuencia habitual exceptuando el caso que el gato sufra alguna enfermedad en la cual la vacunación pueda ser perjudicial. Es especialmente importante continuar con las desparasitaciones internas y externas en los gatos viejos. Finalmente, es importante recordar que una buena forma de mantener en una buena condición física al gato viejo es jugando con él, ya que esto, además de permitirnos un buen rato de distracción mutua, nos deja ver si el animal presenta algún tipo de afección en la piel o está bajando o subiendo mucho de peso.

¿Pueden los perros tomar Ibuprofeno?

De | Actualidad | Sin comentarios

No hay circunstancias en las que sea una buena idea darle medicamentos de humanos a su perro. La única excepción es si usted tiene instrucciones explícitas, incluyendo dosis apropiadas, de un veterinario que ha examinado al perro y ha tenido en cuenta el peso, edad y condición del perro. Cuando se trata de analgésicos como el ibuprofeno, hay una línea muy delgadísima entre lo que puede darles alivio del dolor y lo que causará problemas de salud peores y no relacionados, pero… ¿Y si tu perro tomó ibuprofeno?

La toxicidad del ibuprofeno en los perros es un gran problema. Los analgésicos de venta libre, ya sea que el ingrediente activo sea ibuprofeno, paracetamol, naproxeno, son increíblemente comunes. Debemos guardarlos en todos en lugares estratégicos, por precaución.

Las consultas sobre perros y analgésicos humanos tienden a caer en dos categorías principales, pánico y curiosidad bien intencionada:

  1. Pánico: «¡Ayuda! ¡Mi perro comió ibuprofeno!»
  2. Curiosidad: «¿Puedo darle a mi perro ibuprofeno para el dolor?»

Según la ASPCA DE EEUU, la mayoría de las llamadas sobre perros referentes al fármaco ibuprofeno a su línea directa del Centro de Control de Venenos Animales fueron el resultado del pánico (Ayuda! Mi perro comió ibuprofeno.»). Si bien, también existen dueños de perros que extienden su propio nivel de confort con analgésicos a sus perros, en su mayoría, los casos reportados de toxicidad aguda del ibuprofeno son el resultado de la curiosidad de algunos perros y su apetito indiscriminado.

Debido a que muchas personas dejan cajas de aspirina u otros analgésicos tirados alrededor de la casa, están perfectamente situados para llamar la atención de un perro. Aunque la caja o frasco que contenga el fármaco sea resistente, nada se puede hacer contra las mandíbulas y los dientes de un perro.

Síntomas iniciales de toxicidad AINE (Antiinflamatorios no esteroidales) en perros

Nos estamos centrando en los perros y el ibuprofeno, ya que parece ser el culpable más frecuente reportado, pero ningún medicamento antiinflamatorio no esteroideo, o AINE, es seguro para los perros. Dependiendo de la tolerancia de un perro individual, un comprimido de 200mg puede ser suficiente para causar síntomas de toxicidad del ibuprofeno en perros. Si un perro obtiene acceso a una caja, las posibilidades de comer solo una son remotas y el daño potencial es mucho más grave.

En la jerga médica, las reacciones caninas a analgésicos se clasifican como trastornos «agudos» debido a su aparición repentina y gravedad inmediata. Si su perro comió ibuprofeno, los signos de toxicidad dentro de una hora incluyen:

  1. Sangre en vómitos o sangre en las heces
  2. Diarrea
  3. Náuseas
  4. Incontinencia urinaria o pérdida del control de la vejiga

Síntomas graves si su perro comió ibuprofeno

Cuanto más píldoras ingiere un perro, más dramáticos son los síntomas a medida que pasa el tiempo y el medicamento se abre paso a través del torrente sanguíneo. Si su perro comió ibuprofeno, los síntomas graves de la toxicidad del ibuprofeno o Naproxen son:

  1. Desorientación, pérdida de coordinación motora
  2. Daño estomacal, úlceras y perforaciones en la pared del estómago
  3. Daño renal

Como ven, estos síntomas involucran un conjunto de sistemas internos, en particular el sistema digestivo y el sistema nervioso central. Si un perro ingiere suficientes píldoras, y si el perro tarda demasiado en recibir atención médica y tratamiento de emergencia, los resultados de los síntomas enumerados anteriormente pueden llegar a sus conclusiones lógicas: Insuficiencia renal, Coma, incluso la muerte.

Si tu perro comió ibuprofeno, esto es lo que pasa

Entonces, si tu perro comió ibuprofeno, ¿qué está pasando dentro de su cuerpo? El metabolismo de los perros es diferente y más rápido que el de los seres humanos. Los AINE son medicamentos para aliviar el dolor de acción rápida. Una de las razones por las que el ibuprofeno específicamente es peligroso para los perros, y en particular los que tengan revestimiento exterior edulcorado, es que, a diferencia de los gatos, los perros pueden experimentar el sabor de la dulzura, haciéndolos más atractivos en mayores cantidades.

Una vez en el estómago, los AINE reducen la producción de unas enzimas (COX) las cuales son responsables del control natural de la inflamación; antiinflamatorios inhiben la capacidad del cuerpo del perro para regularse a sí mismo. Lo que es más importante, las enzimas COX ayudan a producir y mantener la barrera de la mucosa. Este es un revestimiento que protege la pared del estómago de ser desgastado por sus propios ácidos digestivos. Cuanto más pastillas para el dolor traga un perro, más rápido se desintegra ese revestimiento.

Con la barrera de la mucosa gástrica debilitada, pueden comenzar a formarse úlceras. En el peor de los casos, la ingestión de ibuprofeno puede crear agujeros en el estómago mismo. Esto puede hacer que los ácidos estomacales se filtren en el abdomen. Las enzimas COX también tienen otras funciones que implican la capacidad de la sangre para coagular y regular el flujo de sangre a los riñones. Cuando un perro come analgésicos, no solo causan heridas, llagas y perforaciones, sino que también evitan que se curen.

Cuando el flujo sanguíneo a los riñones se ve comprometido, es más fácil entender por qué un perro podría tener problemas para controlar o controlar su función vesical. La función analgésica, o que mata el dolor, de los AINE explica los síntomas neurológicos. Las heridas abiertas en el estómago o el intestino delgado deberían indicarnos el por qué la sangre puede aparecer en el vómito y las heces de un perro.

Si tu perro comió ibuprofeno, o incluso sospechas que podría haberlo hecho, ¡Llama a tu veterinario inmediatamente!

Cuanto más pastillas para el dolor ingieren un perro, peores serán las consecuencias. Llamar a un veterinario o llevar al perro a emergencia lo más rápido posible puede marcar la diferencia. Las opciones de tratamiento si un perro comió ibuprofeno pueden ser tan relativamente simples como vaciado estomacal o tan complejos como una cirugía para reparar un estómago perforado.

Los perros son mucho mejores que los humanos para ocultar el dolor. Pero si ves que tu perro tiene dolor o está sufriendo, no busques, bajo ninguna circunstancia, los medicamentos que usas para tratar tus propios dolores humanos. Cada perro es diferente, y sólo un veterinario puede determinar una dosis que es apropiada para la química corporal específica de su perro, o si cualquier AINE puede o debe administrarse o no en absoluto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo cuidar la dentadura de tu gato?

De | Actualidad, Salud | Sin comentarios

Entre los cuidados que debemos tener con los gatos en casa, están los relativos a su dentadura. Los dientes son herramientas de gran importancia para tu gato, no sólo porque son vitales para masticar correctamente su alimento, sino que también con ellos son capaces de defenderse de atacantes. Ocho de cada diez gatos de más de tres años sufren de problemas dentales, los que pueden llegar a ser sumamente dolorosos y desagradables. Debido a lo importante que son los dientes para tu gato y la frecuencia de las patologías dentales es que debes estar atento a mantener su dentadura limpia y en buen estado. Un cepillado regular y una alimentación adecuada son la clave para evitar extracciones de piezas dentales y limpiezas bucales profesionales.

Los síntomas más comunes de enfermedad dental que puedes observar en tu gato son mal aliento, encías enrojecidas, sarro dental de color amarillento y producciones excesiva de saliva. En casos severos de inflamación de las encías los gatos pueden masticar de forma incorrecta o incluso dejar de comer y por ello perder peso, ya que no son capaces de alimentarse correctamente su. Algunos gatos no muestran señales de enfermedad dental, por este motivo, es importante que revises regularmente la boca de tu gato para detectar problemas orales, en especial cuando comienzan a ser mayores. Cumple con asistir a su revisión veterinaria anual, su Médico Veterinario revisará su dentadura descartando problemas orales y te recomendará intervenciones dentales específicas en caso de ser necesario, además te aconsejará sobre su correcta mantención oral.

Como animal carnívoro, los gatos necesitan tener dientes limpios, afilados y fuertes, por lo tanto, el cepillado dental es esencial para su salud. Es posible enseñar a tu gato a aceptar el cepillado, lo ideal es que lo acostumbres desde pequeño y puedas crear una rutina diaria. También puedes acostumbrar a tu gato adulto a este proceso, para ello sólo debes actuar con delicadeza y paciencia. Necesitarás un cepillo de dientes y pasta dental especiales para gatos, lo ideal es que el cepillo sea pequeño para que se acomode a su pequeña dentadura y con cerdas suaves. Hoy en día puedes encontrar en el mercado variadas presentaciones y formatos, puedes ir probando distintas opciones hasta encontrar el que más se acomode a tu gato. No utilices nunca pasta dental para humanos, ya que podría resultar perjudicial para tu gato si la ingiere. El modo correcto de cepillar incluye contacto directo del cepillo con los dientes, de forma suave y con movimientos verticales, no olvides masajear el área de las encías. Es normal algunos felinos se resistan a que sus dientes sean cepillados, pero haciéndolo cada día lograrás establecer una rutina y terminará por adaptarse. Si no has conseguido que tu gato tolere el cepillado dental, puedes pedir orientación a tu Médico Veterinario respecto a otras alternativas para mantener su dentadura. Otra opción al cepillado son algunos alimentos secos especialmente diseñados para mantener la salud oral, ya que a través de la masticación producen un efecto de raspado sobre la dentadura lo que la mantiene libre de sarro dental. Lo mismo ocurre con algunos snacks formulados específicamente para el cuidado oral.

Recuerda ser constante con el cepillado de los dientes de tu gato, tu recompensa será ver que la dentadura de tu gato se mantiene impecable, aun cuando tu gato se haga mayor.

CONTÁCTANOS
Maulen 300 , Parque Industrial Buenaventura, Quilicura.
Email: [email protected]