¿Cómo interpretar el comportamiento de mi gato?

De marzo 1, 2022 Actualidad

A veces cuando tenemos un gatito o gatita, pensamos que todo irá bien y será muy fácil nuestra vida juntos. Pero muchas veces nos empezamos a frustrar por no entender cómo manejar a nuestra mascota y cuándo pedir ayuda.  

Puede ser difícil interpretar los comportamientos de los gatos ya que tienden a ser muy sutiles, para quien no tiene mucha experiencia con ellos. 

Qué hace mi gato? 

Los gatos se comunican utilizando cuatro tipos de señales: 

  • Visual 
  • Auditivo 
  • Olfativo 
  • Táctil 

Las señales visuales o posturas, el lenguaje corporal, es una forma de señales de comunicación que las personas pueden evaluar a distancias cercanas y lejanas del gato. 

Los gatos son animales muy expresivos y generalmente te mostrarán su estado de ánimo a través de sus acciones. 

Si de verdad te sientes perdido, pon atención a sus posturas corporales, las orejas, los ojos y la cola de tu gato para obtener pistas. 

La cola y los ojos del gato son probablemente las dos partes más comunicativas de su cuerpo. 

Por ejemplo, los ojos de un gato se dilatarán cuando estén asustados o muy emocionados. 

Sin embargo, una palabra de advertencia: es mejor no confiar únicamente en señales visuales, ya que algunas posturas de los gatos pueden ser confusas o engañosas. 

La postura del gato puede cambiar rápidamente y causar señales visuales ambivalentes que podrían parecer temerosas y agresivas. 

Algunos comportamientos pueden tener muchos significados dependiendo de la situación. Por ejemplo, un gato a menudo levanta la cola cuando explora nuevos entornos, como una forma de saludarte o cuando está frustrado. 

Es importante observar a todo el gato y el contexto de las posturas antes de la interpretación. 

Cuando las señales visuales fallan, intenta prestar atención a las señales auditivas o táctiles, incluidos los sonidos felinos comunes, como gruñidos o silbidos. 

Hemos establecido en general cómo se comunican los gatos, pero entremos en detalles de ciertos comportamientos de los gatos y lo que significan para el estado mental del felino. 

A veces las personas normalizan los signos de estrés, por lo que es importante conocer los signos de un gato cómodo. 

  1. Gatos Felices:

Cuando un gato se siente feliz, las señales típicas que un dueño puede observar serían ver sus orejas en una posición normal y erguida, parpadear lentamente, amasar y agitar lentamente su cola. 

Si encuentras signos de: amasadura, ronroneo, parpadeo de ojos, podemos afirmar que nuestro gatito o gatita, es feliz.  

Según los especialistas, cuando un gato es feliz, se sentirá seguro jugando, durmiendo, comiendo y pasando el rato a la intemperie. Se acicalan e interactúan con otros miembros de su hogar. 

Los bigotes de un gato pueden ser el signo más evidente de su felicidad o infelicidad. 

Cuando el gato está relajado, los bigotes estarán hacia adelante y cuando el gato comience a sentir miedo o ansiedad, los bigotes se tiran hacia un lado de la cara. 

Otros signos típicos de un gato contento son una cola suelta y una postura corporal relajada, como acostarse de lado. 

  1. Gato Incómodo:

En general, los sonidos de frecuencia más larga y baja (piense en gruñidos y silbidos) indican que los gatos quieren distancia y advierten de una posible agresión. Estos contrastan con sonidos felices, como maullidos y chirridos. 

Para saber si un gato se siente estresado o amenazado, los expertos dicen que las señales que tenemos que buscar incluyen: 

  • Orejas inmovilizadas hacia atrás 
  • Siseo 
  • Aplastar 
  • Ocultamiento 
  • Agitación de la cola 

Los ojos también pueden indicar un comportamiento agresivo o de búsqueda de atención en los gatos. 

Ellos harán contacto visual intenso como un gesto de confrontación o para llamar su atención. 

El estado de ánimo de un gato también puede cambiar abruptamente de la satisfacción a la irritación. Por ejemplo, si quieres saber cuándo dejar de acariciar a tu gato, presta atención a su cola. 

La cola también te dirá cuándo han tenido suficiente de tus caricias; comenzará a temblar o temblar al final como una señal de que quieren que dejes de hacer lo que estás haciendo y lo encuentran irritante. 

  1. Gato Asustado:

Si tu gato camina por la habitación con la cola baja, te está diciendo “hay algo aquí con lo que me siento incómodo, o que soy cauteloso”. 

Según los especialistas, al igual que los humanos, «un gato tímido puede evitar una mirada directa, para no parecer conflictivo». 

Otros signos de miedo o ansiedad pueden incluir: 

  • Postura corporal agachada o rígida 
  • Boca abierta, jadeante o respiración rápida 
  • Ojos dilatados 
  • Orejas empujadas hacia atrás o hacia un lado 
  • Cola metida o meneando 
  1. Gato Estresado:

Algunos especialistas de la conducta felina nos comentan que la principal señal de advertencia que ven cuando un gato no se siente bien es esconderse y evitar la interacción social.  

Si tu gato muestra estos comportamientos antisociales, es posible que se sienta enfermo o estresado y necesite ver a un veterinario. 

Otra premisa a considerar es la siguiente: Un gato que pasa la mayor parte de su tiempo debajo de la cama es un gato que no se siente seguro, y eso es una señal de que algo anda mal.  

PERO RECUERDA QUE CADA GATO ES ÚNICO 

Algunos gatos ronronearán cuando están estresados, por ejemplo, en la consulta veterinaria, o incluso cuando tienen dolor, por lo que es difícil decir “cada vez que tu gato hace X significa Y”. Por ejemplo, el movimiento de la cola puede indicar excitación o agitación, pero algunos gatos son más movedizos que otros, por lo que eso también debe tenerse en cuenta. Cada uno tiene sus singularidades. 

QUÉ HACER SI NO ENTIENDO A MI GATO 

Lo primero, en caso de dudas, dales espacio. 

Si no estás seguro sobre el comportamiento de tu gato y que este pueda hacer algo que te pueda herir, lo mejor hacer una pausa, retroceder y alejarse de él. 

Luego evalúa la situación y lo que podría haber provocado este comportamiento. Piensa en cómo se podría evitar esa situación en el futuro. 

Si estás seriamente preocupado por el comportamiento de tu mascota, lo mejor será consultar a un etólogo(a) o a consultores de comportamiento para gatos. 

Pueden ayudar a evaluar al gato(a), su entorno y cómo interactúan uds y su familia con su gato para asegurar que tengan la mejor relación posible. 

También sigue siendo una buena idea traer a su gato a la clínica veterinaria para un chequeo y descartar posibles problemas físicos que puedan estar interfiriendo con una vida normal. 

Algunos especialistas en gatos recomiendan que escribas un diario de las actividades de tu gato y registren en video el comportamiento de tu gato, el cual te provoque dudas. Así es una buena forma de ayudar al veterinario(a) a evaluar mejor lo que está sucediendo. 

 

 

 

 

 

 

Déjanos tu comentario

CONTÁCTANOS
Maulen 300 , Parque Industrial Buenaventura, Quilicura.
Email: [email protected]