¿Hasta qué punto realmente se llevan bien perros y gatos?

De marzo 9, 2022 Actualidad

A veces vemos que una relación perro y gato es imposible, y en otras casas, vemos que prácticamente son inseparables! Podemos confiar ciegamente en la relación que tiene mi perro con mi gato? 

Hay nuevos estudios al respecto. 

Cada vez en más hogares se rompe el mito de que los perros odian a los gatos y podemos ver hogares felices con ambas especies de mascotas disfrutando de su mutua compañía. Aunque hay otros casos en los que dejarlos juntos o a la vista del otro, puede generar un caos de proporciones. 

Las preguntas más frecuentes al respecto son: 

¿Pueden los gatos y los perros coexistir felizmente en el mismo hogar? 

¿Pueden los perros y los gatos vivir juntos? ¿Los gatos y los perros incluso se llevan bien?  

Parece una pregunta tonta para cualquier persona con residentes caninos y felinos amigables, pero los más conservadores pueden tener dificultades para ver cualquier escenario del mundo real donde gatos y perros vivan en armonía en el mismo hogar. 

Primero es importante establecer que hay varios factores que pueden determinar si su perro o gato se llevará bien con su contraparte de cuatro patas: raza, tamaño y temperamento general, solo por nombrar algunos. Pero puede haber algo que pueda hacer para nutrir una unión saludable.  

Según un estudio de 2008 de la Universidad de Tel Aviv y publicado en la revista Applied Animal Behaviour Science, es posible que tenga más éxito si presenta a las mascotas cuando aún son jóvenes. Después de entrevistar a casi 200 dueños de mascotas que poseen tanto un gato como un perro, y luego grabar en video y analizar el comportamiento de los animales, el profesor Joseph Terkel y su estudiante graduado Neta-li Feuerstein del Departamento de Zoología de la Universidad de Tel Aviv descubrió que más del 66% de los hogares que encuestaron informaron una relación positiva entre sus gatos y perros, dado que los gatitos se introdujeron a menos de 6 meses y cuando los perros se introdujeron antes de su primer cumpleaños. 

¿Qué pasa con las otras mascotas que mostraron indiferencia o agresión total hacia sus compañeros peludos? 

Una de las razones de las peleas puede ser las señales incomprendidas entre especies. Es posible que los gatos y los perros no hayan podido leer las señales corporales del otro. Por ejemplo, los perros suelen gruñir cuando están molestos, mientras que los gatos tienden a azotar sus colas; Si un gato aparta su cabeza probablemente indica agresión, mientras que en un perro la misma posición de la cabeza indica sumisión. 

Sin embargo, no se pierde toda esperanza. 

El profesor Terkel sospechaba que tanto los gatos como los perros tenían la capacidad de evolucionar más allá de sus instintos. Pueden aprender a leer las señales corporales del otro, lo que sugiere que las dos especies pueden tener más en común de lo que se sospechaba anteriormente. 

«Descubrimos que los gatos y los perros están aprendiendo a hablar el idioma de los demás». Dijo el profesor Terkel. «… los gatos pueden aprender a comunicarse en idioma ‘Perro’ y viceversa». 

Entonces ya sabemos. La paz en nuestros hogares con ambas especies es posible. A veces, solo necesitan tiempo para aprender el idioma del otro y convivir, y a veces puede ser amor a primera vista. Como sea, no dejes de supervisar esta relación en todo momento hasta estar seguros que la integridad de ambos estará bien. Bajo condiciones adecuadas, puede ser una familia feliz! 

Déjanos tu comentario

CONTÁCTANOS
Maulen 300 , Parque Industrial Buenaventura, Quilicura.
Email: [email protected]