¿Qué hacer frente a una emergencia veterinaria con tu gato? 

De marzo 23, 2022 Todo

Muchas veces estamos frente a situaciones estresantes frente a algún accidente que ha sufrido nuestra mascota y no sabemos  cómo reaccionar. Es hora que lo revisemos y poder ponernos en alguna de estas situaciones que de seguro incrementarán el éxito de sobrevivencia ante accidentes y urgencias. 

Revisemos los siguientes puntos ante una crisis de salud en nuestros gatos: 

Lleva a tu gato a un veterinario a la primera señal de un problema. Sabes cuáles son las señales? 

 

Lo mejor que puedes hacer es llevar a tu gato a un veterinario de inmediato para evitar tener que realizarle RCP tú mismo. Un veterinario está mucho mejor equipado para manejar una crisis de salud severa. Debes estar atento a cualquier señal que pueda indicar algún problema grave y llevar a tu gato a un veterinario de inmediato si notas lo siguiente: 

 

  • Dificultad para respirar
  • Pérdida de conciencia
  • Debilidad o letargia
  • Heridas de gravedad
  • Enfermedad grave

 

Determina si tu gato está respirando. Puedes observar el movimiento en el pecho de tu gato y sentir la respiración colocando tu mano frente a su nariz y boca, o colocar un pequeño espejo frente a la nariz o boca de tu gato y ver si se forma una niebla. Si no está respirando, es posible que debas darle RCP. 

 

Comprueba si hay pulso, esto también puede ayudarte a decidir si necesita RCP. Para verificar el pulso, pon tus dedos en la parte interna del muslo de tu gato y espera. Si tienes un estetoscopio, puedes usarlo para tratar de escuchar el corazón de tu gato. Si tu gato no tiene pulso, es posible que deba darle RCP. 

 

Inspecciona las encías de tu gato. El color de las encías de tu gato también puede indicar si tu gato necesita o no RCP. Las encías normales y sanas deben ser de color rosa. Si las encías de tu gato están azuladas o grises, significa que no está recibiendo suficiente oxígeno. Si las encías de tu gato son blancas, eso significa que puede tener mala circulación. Estos factores deben tenerse en cuenta al decidir si su gato necesita o no RCP. 

 

Cómo realizar RCP en un gato  

 

  1. Saca a tu gato y a ti mismo del camino del peligro. A veces, un gato puede requerir RCP después de ser herido por un vehículo en movimiento. Si estás atendiendo a un gato en una carretera o en un camino de entrada, mueve a tu gato fuera del tráfico antes de comenzar a hacerle RCP. Si es posible, pídele a alguien que los lleve a al hospital veterinario más cercano. Puedes ir realizando RCP en el camino.
  2. Acomoda a tu gato (inconsciente o semiconsciente) en posición de recuperación.  Asegúrate  de que esté acostado de lado sobre algo cómodo, como un abrigo o una manta. Esto ayudará a que tu gato conserve el calor y se sienta más cómodo.
  3. Revisa las vías respiratorias de tu gato. Con el gato de costado, inclina un poco su cabeza hacia atrás. Abre su boca y usa tus dedos para extender la lengua del gato. Mira dentro de su boca para ver si puedes ver alguna obstrucción en la garganta. Si no puedes ver nada, frota suavemente el interior de la boca con el dedo para sentir si hay algún objeto extraño que pueda estar obstruyendo las vías respiratorias. Si sientes alguna obstrucción, determina si puedes quitarla con los dedos o si necesitas usar compresiones abdominales. No intente quitar los pequeños huesos en la parte posterior de la boca de un gato. Estos son parte de su laringe. Si no puedes desalojar un objeto de la garganta de tu gato con los dedos, puede intentar usar compresiones abdominales. Primero, levanta a tu gato, de modo que su columna esté contra tu pecho, luego usa la otra mano para ubicar la parte inferior de la caja torácica del gato. Si el gato no se resiste, junta ambas manos debajo de la última costilla. Si el gato se resiste, afírmalo por la nuca con una mano mientras cierras el puño debajo de la última costilla con la otra. Presiona el puño o las manos juntas contra el cuerpo del gato y empuja hacia arriba. Repita este impulso hacia arriba cinco veces.

 

  • No intentes hacer esto si su gato está consciente y parece molesto. Si es así, ponlo en un transportador y llévalo al veterinario de inmediato.

 

  • Si el objeto no sale; debes darle la vuelta a tu gato y darle cinco golpes en la espalda. Coloca a tu  gato sobre tu antebrazo de manera que su cabeza cuelgue hacia el piso y tú le sostengas el cuerpo con tu brazo debajo de sus caderas. Usa la mano que no sostiene al gato para ubicar los omóplatos. Con la palma abierta de tu mano libre, golpea al gato con fuerza entre los omóplatos cinco veces.

 

  • Si el objeto no se desprende, intente usar el dedo para quitarlo nuevamente y sigue alternando los métodos de extracción hasta que retires el objeto.

 

  • Una vez que se haya soltado el objeto,  verifica  la respiración del gato y comienza o continúa con los procedimientos de RCP según sea necesario.4. Administra respiraciones de rescate si es necesario. Si el gato no está respirando, deberás darle inmediatamente dos respiraciones de rescate. Para administrar respiraciones de rescate, cierre la boca del gato con la mano y extiende suavemente su  cuello para enderezar las vías respiratorias. Con la boca del gato cerrada, coloca tu mano alrededor de la nariz y pon tu boca en el hocico del gato. 

 

  • Respira directamente en la nariz del gato durante 1 segundo.

 

  • Si sientes que entra aire, administra otro aliento y reanuda la RCP si el corazón del gato no late. Si el gato tiene latidos cardíacos pero no respira, continúa con la respiración boca a boca a una velocidad de 10 respiraciones por minuto hasta que el gato respire por sí solo o hasta que llegue ayuda.

 

  • Asegúrate de seguir revisando su latido de corazón y, si cesa, comienza  las compresiones. Si el aire no ingresa, endereza su cuello y vuelve a intentarlo. Si sigue sin ingresar, vuelve a comprobar si hay una obstrucción. 

    5. Realiza compresiones torácicas si es necesario. Coloca al gato de costado y envuelve tu mano alrededor del pecho del gato detrás de las patas delanteras. Tu pulgar debe estar del lado del pecho hacia arriba y el resto de tus dedos debajo del gato. Si usas esta posición, apretarás el pecho del gato para realizar las compresiones torácicas. Si no puedes abarcar fácilmente el pecho del gato con la mano o la posición te resulta incómoda, coloca una mano en el lado del gato que está hacia arriba. Luego, pon la(s) mano(s) con el talón de la mano contra la pared torácica. Asegúrate de que tus codos estén bloqueados en extensión  y tus hombros estén directamente sobre tus manos.

  • Dependiendo de si estás usando una o dos manos, aprieta o empuja el tórax lo suficientemente fuerte como para comprimirlo de 1/3 a ½ de su profundidad normal y luego permite que regrese a la profundidad normal antes de comprimirlo nuevamente. 
  • Evita apoyarte en el pecho o permitir que permanezca parcialmente comprimido entre las compresiones. 
  • La frecuencia de las compresiones debe ser de 100 a 120 por minuto. Una recomendación común es comprimir el pecho al ritmo de la canción de los Bee Gees, «Stayin’ Alive». 
  • Después de dar las primeras 30 compresiones, revisa las vías respiratorias del gato y su respiración. Si el gato ha vuelto a respirar por sí solo, puedes dejar de realizar las compresiones. 

    6. Continúa  administrando RCP. Debe continuar dándole RCP a tu  gato hasta que comience a respirar por sí solo y el corazón comience a latir nuevamente o hasta que llegue al veterinario. Siga este ciclo de medidas de RCP cada dos minutos:

  • Administre de 100 a 120 compresiones torácicas por minuto junto con una respiración boca a boca por cada 12 compresiones. 
  • Compruebe los latidos del corazón y la respiración. 
  • Repita el ciclo.

 

El cuidado de un gato después de la RCP 

  

  1. Controla a tu gato con frecuencia para ver si respira y si tiene latidos o pulso. Cuando el gato comience a respirar por sí solo nuevamente, mantener bajo cuidadosa observación. Si aún no lo has hecho, llévalo al veterinario para que lo revise.
  • Una visita al veterinario es vital. Tu gato necesita ser revisado por lesiones internas y fracturas o huesos rotos. En algunos casos, se puede requerir una cirugía de emergencia después de que se haya estabilizado. 
  • Es posible que su mascota todavía esté en estado de shock. Un gato en shock debe ser tratado por el veterinario.

 

  1. Sigue las instrucciones del veterinario para el cuidado. Ten en cuenta que es posible que tu veterinario deba quedarse con tu gato durante unos días para observarlo y recuperar  su salud óptima. Después de que te entreguen a tu gato nuevamente, asegúrate de seguir las instrucciones de cuidado del veterinario. Administra cualquier medicamento que te recete el veterinario y observa cuidadosamente a tu gato. 
  2. Ponte en contacto con el veterinario nuevamente si el gato muestra signos de algún Un gato que ha tenido un problema de salud grave que requirió RCP puede correr el riesgo de sufrir otros problemas o incluso morir. Asegúrate de notificar a tu veterinario de inmediato si tu gato muestra signos de un problema y programa chequeos regulares

Déjanos tu comentario

CONTÁCTANOS
Maulen 300 , Parque Industrial Buenaventura, Quilicura.
Email: [email protected]